12.12.2019 |

La FIUM está siempre cerca de los alumnos

Mano a mano con alumnos: Isabella Mautone

Isabella Mautone comenzó a estudiar en la Facultad de Ingeniería de la UM en 2019. Vivió ocho años en Estados Unidos y un tiempo en Argentina antes de instalarse en Uruguay en quinto de primaria. Se decidió por hacer ingeniería Industrial luego de que en tercero de liceo una ex alumna de la Universidad diera una charla en su colegio, The British Schools.

Nos sentamos a charlar con ella y respondió nuestras preguntas:

¿Cómo te decidiste por hacer esta carrera?

Cuando vino esta ex alumna de la UM a dar la charla sobre lo que estudiaba y dónde trabajaba, me sentí muy identificada. A mí siempre me fue mejor en matemáticas y ciencias, ese tipo de materia más que letras, y cuando nos contó sobre ingeniería Industrial me pareció una ingeniería más abierta, más interesante. 

El año pasado vine temprano a hacer la entrevista con el prof. Adrián Santilli. Recorrimos toda la facultad, me contó sobre las becas y conseguí la Beca de Excelencia del 50 %. Ya a partir de eso sabía que iba a estudiar en la UM.

¿Cómo estuvo tu primer año?

Mi primer año estuvo muy bueno. Empecé la carrera al día, sin ningún examen de liceo atrasado. Me gustaron muchos cursos, como Matlab, que es una materia en la que te enseñan a usar un programa de la computadora para resolver problemas matemáticos y te dan proyectos divertidos para ir haciendo. Después hay materias más pesadas, pero la que más me gustó de esas fue Álgebra por el profesor que me tocó y las actividades que realizamos.

Me gusta mucho cómo los profesores se preocupan de que el alumno entienda: te los cruzás por el corredor y te reconocen, saben más o menos en la que estas. Siempre están disponibles para contestar dudas y ayudar. Se genera una relación cercana con ellos. Siempre están dispuestos a dar una mano, solucionar problemas. El ambiente que hay en la Facultad invita a ir a hacer consultas, a resolver las dudas, animarse a preguntar. Creo que es lo que más me gusta de la FIUM.

¿Cómo estudiabas para las materias?

Estudiaba en casa sola para la mayoría de los prácticos. Después para los parciales, si bien estudiaba la mayor parte sola porque toda la vida me manejé así, igual intentaba juntarme con alguien más para hacer un repaso o una puesta en común de resultados. Está bueno estudiar en grupo para sacarse dudas e intentar resolverlas con más gente. Por suerte entré con dos más de mi generación del colegio que, aunque no éramos tan cercanos, en facultad nos empezamos a llevar más y a juntarnos para estudiar de vez en cuando. También me hice amigas nuevas en la clase.

¿Cómo viviste el cambio de liceo a facultad?

Me adapté bastante mejor de lo que esperaba. En el colegio no me costaba estudiar matemáticas, pero detestaba las materias con mucha letra, como historia o literatura. Así que pasé a estudiar más de lo que me gustaba en la FIUM. Por supuesto, tuve que dedicarle mucho tiempo, no es la misma intensidad que el liceo, pero hice el esfuerzo feliz.

Este año aprendí que es importante no frustrarse si las cosas no salen de una, y es importante acostumbrarse a tener nuevos horarios y generar hábitos de estudio. A veces es mejor animarse a estudiar dentro de la facultad, con más gente que pueda ayudar, o para tener a los profesores más cerca. Pero nunca frustrarse: si no te sale de primera, la segunda o la tercera vez, la cuarta te va a salir.

Y en el futuro… ¿Qué tenés pensado hacer?

Me gustaría hacer un intercambio seguro, irme a estudiar a Australia un semestre. Todavía tengo que ver el tema de las pasantías también, que son a partir de segundo año. Solo sé que me gustaría hacer una en una fábrica. Cuando estaba en el colegio fuimos a conocer la Fábrica Nacional de Cerveza y fue muy interesante observar lo que se hace adentro, todas las oportunidades y la variedad de trabajo. Me imagino formando parte de una.