25.11.2019 |

«Lo único que tengo para decir a mi asesor es: “Gracias”»

La estudiante de FIUM Agostina Scuoteguazza contó qué es lo que más valora de su facultad, explicó cómo compatibiliza estudio y trabajo y agradeció el apoyo de sus profesores y su tutor

Agostina Scuoteguazza junto a su grupo del curso de Laboratorio en la sede de Facultad de Ingeniería de la UM

Desde niña, a Agostina Scuoteguazza le gustaba “la construcción, el diseño y las obras”. Después de algunas dudas, se decidió por Ingeniería Civil y viajó desde Maldonado a una entrevista a la Facultad de Ingeniería de la UM (FIUM). De lo que conoció ese día destacó “el nivel de exigencia y la preparación de los profesores, los equipos con los que contaban y el reconocimiento de la UM a nivel nacional e internacional”. En 2017, comenzó Ingeniería Civil.

“Era muy difícil que pudiera pagar la facultad sin algún tipo de ayuda”, explicó. Aplicó a la Beca Departamento —ahora “Beca Interior”, que se entrega a cinco estudiantes de cada departamento del interior— y la obtuvo. Sin embargo, cuando cursaba el primer año de carrera comprobó que la beca no era suficiente y habló con su asesor, Adrián Santilli, que le recomendó aplicar a la Beca al Mérito y la obtuvo.

Cuando se mudó a Montevideo, la estudiante de FIUM trabajó en el Colegio y Liceo Elbio Fernández cuidando a alumnos en la mañana temprano antes de que entraran a clases. Ahora trabaja en el área de análisis de Ingeniería de una empresa de seguros que se dedica a PYMES y Property de construcciones. Además, el verano pasado trabajó en el área administrativa de Yacht Club, en Punta del Este. Estas dos oportunidades, en el que su trabajo estuvo vinculado directamente a la Ingeniería, fueron también sus pasantías laborales para la carrera.

Sobre la empresa de seguros en la que trabaja, expresó: “Valoro mucho el ambiente que hay, que es importante para la motivación. Acá todos nos llevamos bien, es algo que priorizaba”. Contó que, aunque compatibilizar estudio y trabajo tiene sus desafíos, se dio cuenta de que “rinde más”. Explicó que “hay que meterle, priorizar, y estar dispuesto a dejar cosas” y “organizarse para distribuir los tiempos y aprovechar al máximo cada minuto”. En realidad, es muy normal trabajar y estudiar al mismo tiempo y creo que trabajando algunas cosas se valoran más”, agregó.

Agostina afirmó que su tutor es su referente dentro de la facultad: «Siempre con algún mensaje de aliento, ayudándome a solucionar algún problema con la facultad, o a organizarme. Eso está muy bueno, tener gente atrás que te apoya. Lo único que tengo para decirle a Adrián es: “Gracias”».

A la pregunta sobre qué es lo que más valora de la facultad, la estudiante fernandina contestó: “El vínculo con todos los profesores; es impresionante que dediquen su tiempo fuera de clase para explicar algo y que estén disponibles para explicar un tema antes del examen. La relación entre asesores y sus asesorados, siempre disponibles para atender los problemas de los estudiantes. Tener un lugar para venir a estudiar y juntarse hasta los fines de semana. Contar con equipos a disposición para trabajar. Todas estas cosas son las que suman”.