12.09.2017 |

Un Uruguay adecuado para innovar

Entrevista. Ricardo Faccio, representante del Polo Tecnológico de Pando, realizó una ponencia del módulo Nano y Biotecnología dentro del Programa de Innovación.

En el marco del primer módulo del Programa de Innovación, el Ing. Químico Ricardo Faccio realizó una presentación sobre Nano y Biotecnología en el salón rojo del Instituto de Química (Fac. de Química, UdelaR).

El Programa de innovación es uno de dos seminarios abiertos para las facultades de todas las universidades del país y, en este caso, también para alumnos de 6to de liceo. La coordinación de los módulos se realiza a través del Centro de líderes emprendedores e innovadores, Initium (UM), y cuenta con el apoyo de la ANII, KHEM, FQ, Sinergia Cowork, Futuros Empresarios, ST y ANDE.

A continuación, ofrecemos una entrevista exclusiva con el expositor, realizada el pasado 31 de agosto.

¿Cuál es el futuro de la Nanotecnología en la tecnología que se desarrolla en Uruguay?

Por lo general, los desarrollos ocurren cuando viene la persona/empresa con un problema particular, y así se diseña una solución en base al caso que se presenta.

La tecnología en Uruguay ha ido avanzando. Conocemos el emprendimiento de al menos tres empresas que comenzaron encapsulando productos naturales, por ejemplo, la marcela. Es un producto conocido al que mucha gente no le gusta su aroma, entonces al detectar ese problema se aplicó la estrategia de encapsular su activo para que no genere el olor.

El vehículo (material) en el que se encapsuló es una crema para penetrar la dérmica. Este proyecto se realizó en un polo tecnológico de Pando, que fue un caso de éxito.

¿Qué tipo de empresas presentan estos temas a resolver?

Empresas privadas uruguayas. En este caso particular la empresa privada uruguaya compró el diseño metodológico, ellos compraron las partículas y las incorporaron al producto cosmético.

En el caso de nano materias de Carbono, realizamos un carbono magnético. Es decir, que tuviera respuesta al imán. ¿Para qué hicimos eso? Para que los experimentos médicos tuvieran éxito. El Carbono es un material bio-compatible. Por lo tanto, si se puede incorporar a un organismo con un imán, se puede manipular para que llegue donde el médico quiera. En este caso, el proyecto llegó por consulta de una empresa internacional brasilera de grafito. Su sede de San Pablo compró la licencia de este desarrollo tecnológico. Se trata de una patente uruguaya que fue realizada en Uruguay en conjunto con la Universidad Federal de San Carlos (Brasil).

Para los estudiantes emprendedores e innovadores, ¿qué consejos tienes?

Primero que nada, los estudiantes necesitan estar informados. Hoy hay un montón de plataformas tecnológicas que ofrecen este servicio: incubadoras de Pando, el Parque científico-Tecnológico, etc.

Si tienes una idea, hay un ámbito de desarrollo. A veces no implica necesariamente tener un grupo de investigadores con un tema ya resuelto. Pero es necesario encontrar las capacidades la gente formada y abierta.

Así podemos tener un lugar para consultar, generar ideas y probarlas desde el punto de vista científico, y resolverlas luego metodológicamente en un ámbito que tenga todas las herramientas necesarias para desarrollarlo en ese ámbito.

No hay que tener miedo: si uno tiene una idea, hoy existe un ámbito que ha creado capacidades razonables para llevar a cabo proyectos del tipo que he mencionado.

¿Qué más hace falta?

Comunicación, más que nada. Y, obviamente, recursos. Fondos. Hay materiales que salen muy caros en pocas cantidades, entonces muchas veces se da que hay que repensar la situación. La ANII tiene una gran oferta de opciones para poder aplicar (a fondos). Hay mucho a disposición para energía, para electrónica y para cosmética.

¿Está cerca el gran despegue comercial de la nanotecnología en Uruguay?

Yo sigo soñando, y me pregunto: ¿es Uruguay el lugar adecuado para desarrollar la tecnología, por ejemplo, solar? Este es un tema que me toca un poco más de cerca, como habrán visto en la presentación que realicé en esta oportunidad.

Hoy nosotros afinamos el material que estamos preparando. Llegamos a una patente interesante. Pero no necesariamente tenemos que producirla, pero podemos seguir generando patentes. Uruguay podría ser una plataforma tecnológica que ofrezca ideas patentadas y soluciones, para que otros países, que tienen las condiciones, hagan la producción, y que en otro lugar se utilice el producto.

Por otro lado, no descarto que se logre producir en Uruguay una plataforma tecnológica importante, que se pueda producir a una escala mayor ese material que se produce en el laboratorio, y emplear mano de obra uruguaya para realizar el producto final. Es un sueño más lejano, pero trabajo y pienso en eso como algo cercano.

Creo que la reputación en el trabajo y la visión son claves para que esto sea algo asequible. 

Ricardo Faccio es profesor grado 4, agregado de la Cátedra de Física de la Facultad de Química (UdelaR). Es, también, Co-Investigador Principal del Centro NanoMat del Polo Tecnológico de Pando, Facultad de Química.