14.10.2016 |

Un estudio para bajar los costos y reducir el CO2

Docentes y alumnos de la FIUM trabajaron en una investigación para buscar ahorrar gastos del combustible del transporte carretero y reducir las emisiones de CO2 producidos por éste

Profesores y estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UM (FIUM) desarrollaron el proyecto “Evaluación de tecnologías para la eficiencia energética en vehículos de carga por carretera”, que tuvo el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII).

Durante el evento del cierre del proyecto, en el que participaron los miembros del equipo investigador y representantes de las entidades participantes, el Decano de la FIUM, Dr. Ingeniero Claudio Ruibal, destacó la eficacia de la sinergia entre el sector público, las empresas privadas y la academia en este estudio y el trabajo de los investigadores jóvenes. A continuación, el Dr. Ingeniero Martín Tanco explicó el proyecto y dio a conocer los resultados.

El fin de la investigación fue encontrar soluciones para reducir el uso de energía y la emisión de CO2 relacionadas con la energía en el sector del transporte y ayudar así al sector público y privado a tomar mejores decisiones.

El sector del transporte es responsable a nivel mundial del 19% del uso de energía y 23% de emisiones de CO2 relacionadas con ésta. El 72% de las emisiones son causadas por el transporte carretero y la cifra continua creciendo. El consumo de combustible es significativo en los costos de este tipo de transporte: representa un 40%. Tanco explicó que en Uruguay este valor es mayor: el 55% de las emisiones de CO2 provienen de la quema de combustible.

Para intentar buscar la forma de reducir estas cifras, los docentes y alumnos de la FIUM evaluaron el efecto del uso de componentes de mejora del combustible para vehículos pesados de transporte de carga. Para esto, realizaron tres tipos de pruebas. En la primera, utilizaron aditivos sugeridos por ANCAP. La segunda y tercera consistieron en agregar al camión dos tipos distintos de componentes aerodinámicos. En los dos casos, el fin era determinar si se lograba un consumo menor del combustible.

Los resultados revelaron la segunda prueba aerodinámica fue el recurso más eficaz. Con esta tecnología, se ahorró un 8,46% de combustible, lo que se traduce en una reducción de US$ 6.920 y de 14.150 kg de CO2 por año.  

Durante el evento del cierre del proyecto, una de las representantes de ANCAP aseguró que la empresa ya estaba tomando decisiones con respecto a este estudio. Por otro lado, el dueño de una empresa de camiones se refirió a lo positivo de realizar este estudio en conjunto con quienes manejan los camiones todos los días, ya que, como explicó, participar de las pruebas los llevó a sensibilizarse con el problema y a querer buscar la forma de mejorar su trabajo, buscando aumentar la eficiencia del camión y la reducción de combustible.

“Está bueno que este tipo de estudios involucre a personas que no tienen una preparación más que básica, porque permite transmitirles la manera de mejorar en lo que hacen. Este proyecto les abrió la cabeza, les cambió la concepción de cómo hacer las cosas, y a su vez lo transmiten a otros camioneros. Para ellos fue una capacitación”, indicó.